Breve historia de los auriculares

Los auriculares, también llamados audífonos o cascos, son dispositivos que se colocan cerca o dentro de los oídos y que poseen unos altavoces destinados a la transmisión del sonido; siempre están conectados con cable o de forma inalámbrica a una fuente electrónica. Pueden opcionalmente llevar incorporado un micrófono.

Existen muchas clases de auriculares y varias de ellas las hemos descrito en anteriores artículos de este blog ¿pero qué sabemos de su historia?

Historia de los auriculares

Historia de los auricularesSu nacimiento puede situarse junto con el de los teléfonos y también de la radio. Los teléfonos antiguos, que no eran electrónicos sino que aún eran eléctricos, necesitaban que su sonido fuese amplificado.

Fue Beyerdynamic GmbH & Co. KG, una empresa alemana fundada en el año 1924 por Eugen Beyer, la primera en fabricar dispositivos de audio tales como micrófonos y auriculares a fines de los años 30. Esta empresa existe actualmente y se encuentra  en la ciudad de Heilbronn.

A partir del nacimiento de los sistemas de audio portátiles, tales como las radios, los infefables pasacasettes y las grabadoras de sonido, el uso de los auriculares comenzó a intensificarse hasta llegar a una completa masificación. Cuando apareció el reproductor de CD y el ordenador personal, los auriculares alcanzaron entonces, su máximo auge de ventas.

Con el nacimiento de la electrónica, los auriculares se han unido a los receptores de radio AM/FM y han surgido funcionalidades como la comunicación inalámbrica, es decir aquella que se realiza a través de medios como Wifi, Bluetooth o infrarojos.

Actualmente no podemos imaginarnos la vida sin los auriculares, los utilizamos absolutamente con todos los dispositivos electrónicos existentes: televisores, radios, teléfonos móviles, ordenadores personales, mp3, mp4, máquinas de ejercicios en los gimnasios, etc.

Definitivamente los auriculares han venido para quedarse y para facilitarnos la vida, no solo permitiéndonos aislarnos del mundo exterior, sino que además constituyen un alivio para los que conviven con nosotros puesto que no tienen que estar compartiendo forzosamente nuestros gustos cada vez que nos ponemos a ver un vídeo en YouTube, a escuchar música o a ver la televisión online.

¡Pon un auricular en tu vida!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *